La diabetes por sí sola no es un factor que implique problemas de fertilidad. Si tienes bien controlada tu diabetes, esta patología crónica no tiene por qué impedir cumplir tu sueño de ser madre. Sin embargo, las mujeres con glucemias mal controladas suelen tener más alteraciones del ciclo menstrual, hiperandrogenismo (exceso de andrógenos), disminución precoz de la reserva ovárica y, por lo tanto, menores posibilidades de lograr un embarazo de forma natural.

Si tienes diagnosticada diabetes, y el embarazo no llega, es posible que tengas que recurrir a las técnicas de reproducción asistida. En este caso, la diabetes tampoco interfiere en los resultados del tratamiento, ya que la tasa de éxito es similar en mujeres con o sin diabetes. 

¿Cómo afecta la diabetes a la fertilidad?

Aunque la diabetes no implique problemas de fertilidad, esta enfermedad crónica sí que predispone a ciertos problemas que pueden interferir en lograr un embarazo de forma natural:

  • Ciclo menstrual irregular

Entre un 20 y un 40% de las mujeres con diabetes tipo 1 tienen irregularidades menstruales. Esto es debido a que las hormonas encargadas de regular el ciclo femenino, progesterona y estrógenos, interaccionan con la insulina, que también es una hormona cuya sensibilidad varía con los cambios que se suceden durante el ciclo menstrual. 

  • Síndrome de ovario poliquístico

Se estima que el síndrome de ovario poliquístico (SOP) afecta entre el 7 y el 12% de las mujeres con diabetes tipo 1, lo que supone prácticamente el doble de la población general. A su vez, las mujeres con ovarios poliquísticos tienen mayor probabilidad de desarrollar resistencia a la insulina y diabetes tipo 2. 

  • Óvulos de peor calidad

Si no está bien controlada la diabetes, los niveles elevados de insulina y glucosa en sangre pueden causar problemas en el desarrollo del embrión. La resistencia a la insulina y los retrasos en la ovulación (más de 16 días tras el inicio del ciclo menstrual) también pueden reducir la calidad del óvulo, lo que puede propiciar un aborto natural.

  • Disminución de la fertilidad en el varón

También los hombres con diabetes mal controlada pueden sufrir una disminución de su fertilidad. Concretamente disminuye la calidad y cantidad del esperma, además de poder sufrir con mayor probabilidad trastornos de la eyaculación y disfunción eréctil debido a las complicaciones vasculares que aparecen por una diabetes no controlada.

Tipos de diabetes y reproducción asistida, ¿qué debemos tener en cuenta? 

El perfil de las pacientes con diabetes tipo 1 o tipo 2 es bastante diferente. No obstante, en Equipo Juana Crespo realizamos tratamientos totalmente personalizados atendiendo a las circunstancias particulares de cada una de nuestras pacientes con o sin diabetes.

  • Pacientes con diabetes tipo 1

Habitualmente, las mujeres que acuden a nuestro centro de reproducción asistida, y que tienen diabetes tipo 1, suelen tener baja reserva ovárica. En muchas ocasiones, también tienen otros problemas como hipotiroidismo o complicaciones derivadas de los años que llevan viviendo con diabetes.

Estas circunstancias suponen un problema no solo para lograr el embarazo, sino también para que este se desarrolle con normalidad. Las pacientes con diabetes deben tener un especial control de la glucemia desde antes de comenzar un tratamiento de reproducción asistida, así como en el primer trimestre de gestación, ya que un mal control multiplica las posibilidades de aborto espontáneo. 

Por estas razones, en Equipo Juana Crespo realizamos un seguimiento constante y muy exhaustivo de las pacientes con diabetes tipo 1, tanto en la fase de diagnóstico como en la de tratamiento. 

Así, por ejemplo, a la hora de hacer una punción ovárica u otras pruebas que requieren que la paciente esté en ayunas, es necesario realizarlas y terminarlas cuanto antes para que pueda ponerse su insulina, ingerir alimentos y seguir con sus controles glucémicos habituales. 

  • Pacientes con diabetes tipo 2 

En el caso de las pacientes con diabetes tipo 2, la patología se controla mejor, ya que no suelen ser insulinodependientes. En cambio, son mujeres que pueden padecer obesidad, lo cual empeora los pronósticos reproductivos. Esto sucede porque, en cifras generales, suelen tener menos óvulos, de peor calidad y el endometrio es menos receptivo a la hora de realizar la transferencia embrionaria. 

Por ello, la primera recomendación para las pacientes con diabetes tipo 2 es que pierdan peso (siempre de forma controlada por un especialista) antes de someterse a un tratamiento de reproducción asistida. De este modo no sólo mejoran su respuesta ovárica y calidad ovocitaria, sino que también mejoran sus niveles de glucosa en sangre y su salud en general.

Además, hay que tener en cuenta que muchas de las mujeres con diabetes tipo 2 que quieren ser mamás y acuden a la reproducción asistida son frecuentemente mayores. La función del ovario disminuye de forma muy marcada a partir de los 35 años y se acelera al alcanzar los 40.

Hay que tener en cuenta que son muchos los casos en los que coexiste la obesidad con la hipertensión y alteración de los lípidos. Estos factores tienen, a su vez, un efecto negativo independiente sobre la fertilidad, ya que el aumento de grasa periférica interfiere en el proceso hormonal necesario para una correcta ovulación. 

Transferir un solo embrión 

Una vez que hemos conseguido embriones de calidad, llega el momento de la transferencia. Actualmente existe un consenso científico en recomendar la transferencia de un embrión único por ciclo, pero en el caso de las pacientes con diabetes este punto es esencial.

Un embarazo gemelar, espontáneo o no, con diabetes supone un mayor riesgo de que se presenten complicaciones, como la hipertensión. También existen datos que demuestran que, si hay una retinopatía previa al embarazo, esta se agrava si se da un embarazo gemelar. 

fertilidad y diabetes

Control del embarazo en mujeres con diabetes 

Una vez logrado el embarazo, los cuidados en Equipo Juana Crespo de las mujeres con diabetes previa se intensifican. 

Es necesario controlar los niveles de glucosa en sangre, seguir una alimentación equilibrada y practicar ejercicio con moderación para así evitar complicaciones como la hipertensión o problemas en la vista, riñones o cardiovasculares, así como preeclampsia, cesárea e incluso depresión posparto.

En cuanto al futuro bebé, el control de la diabetes evita el aborto espontáneo, el parto prematuro y que el bebé nazca con problemas respiratorios, exceso de peso o bajo nivel de glucosa en sangre (hipoglucemia).

Para ello contamos con una unidad de obstetricia dirigida por el Dr. Carlos Pascual Botía en la que nuestras pacientes con diabetes, que habitualmente presentan mayores riesgos, pueden llevar el control de su embarazo en la clínica. De este modo, podremos realizar el seguimiento de toda la gestación con la ventaja de tener un conocimiento profundo de cada caso particular.

Si tienes diabetes y crees que esto puede estar interfiriendo en tu sueño de maternidad puedes consultarnos tu caso sin compromiso. En Equipo Juana Crespo somos especialistas en casos de alta complejidad y hemos llevado a cabo numerosos tratamientos de reproducción asistida en mujeres con diabetes desarrollando procedimientos personalizados para evitar que esta patología suponga un impedimento a la hora de conseguir un embarazo. Pide ya tu primera consulta en el 961 04 25 57 o escríbenos a info@juanacrespo.es.