Infertilidad y Esterilidad: Diferencias

En el ámbito cotidiano, es muy habitual utilizar Infertilidad y Esterilidad como términos sinónimos para referirnos al hecho de que no se puede tener un hijo. Incluso dentro del ámbito profesional, las clínicas de Reproducción Asistida o los especialistas tendemos a entremezclar estos conceptos pero Infertilidad y Esterilidad no son lo mismo y hacen referencia a dos situaciones diferenciadas. 

La esterilidad es la incapacidad para concebir, es decir, para lograr el embarazo. En general, los especialistas hablan de problemas de esterilidad y se recomienda acudir a una clínica especializada en reproducción asistida si tras un año de relaciones sexuales frecuentes y sin métodos anticonceptivos no se ha logrado el embarazo.  Por contra, la infertilidad es la incapacidad para llevar a cabo la gestación completa hasta el nacimiento de un bebé. En esta situación si que se ha logrado un embarazo, pero el embarazo se interrumpe de forma espontánea dando lugar al aborto. 

A pesar de tratarse de dos conceptos diferentes, muchas veces tienen su origen en la misma causa y tienen un punto en común: infertilidad y esterilidad son asintomáticas y no se manifiestan. Por lo tanto, lo habitual es que no sean detectadas hasta que el paciente no desea concebir.

 

Infertilidad y Esterilidad: Causas

Como bien se ha indicado en el punto anterior, las causas de infertilidad y esterilidad son muy diversas, por lo tanto la realización de un  diagnóstico previo es esencial.

La endometriosis, el SOP (Síndrome de Ovarios Poliquísticos), ciertas patologías uterinas o tener una baja reserva ovárica suelen ser las causas más comunes de infertilidad y esterilidad femenina. En el caso de los varones, ambos conceptos se suelen relacionar con la calidad del semen que depende directamente de la cantidad de espermatozoides por mililitro, su movilidad y su morfología aunque también pueden existir causas congénitas, genéticas, infecciones o incluso una vasectomia previa que provoca la esterilidad masculina. 

Tanto en hombres como en mujeres también influyen problemas endocrinos, diabetes y en general cualquier enfermedad crónica o hereditaria. Gracias a los avances en la investigación del genoma humano, se conoce la importancia de las causas genéticas en los problemas de infertilidad y esterilidad tanto femeninos como masculinos. Todos estos avances han permitido dar soluciones concretas a casos hasta hace unos años desconocidos. 

Además, en muchas ocasiones la infertilidad y esterilidad se ven agravadas por hábitos de vida poco saludables como pueden ser:

  • Llevar una vida sedentaria.
  • No llevar una dieta sana y equilibrada.
  • Beber alcohol en exceso, fumar o tomar drogas.

 

Infertilidad y Esterilidad: Primaria y Secundaria

Ambos conceptos tienen a su vez una ligera discriminación puesto que hablamos de infertilidad y esterilidad primaria y secundaria.

La esterilidad primaria se da cuando nunca se ha logrado un embarazo y la esterilidad secundaria ocurre cuando después de haber tenido hijos, no es posible concebir de nuevo.

De la misma forma, la infertilidad primaria se produce cuando nunca se ha conseguido una gestación completa y se considera secundaria cuando después de haber tenido hijos, aparecen problemas que imposibilitan que la gestación concluya de forma satisfactoria para los siguientes. 

Sea cual sea tu caso particular, en Equipo Juana Crespo estaremos encantados de atenderte y asesorarte. Somos conscientes que la infertilidad y esterilidad son difíciles de asimilar y en ocasiones desencadenan tristeza, vulnerabilidad y pérdida de esperanza. Para evitar que esto ocurra contamos con un equipo de psicólogos que pueden ayudarte a afrontar todo el proceso de reproducción asistida con la mejor actitud.

Estamos en la avenida General Avilés, 90 de Valencia. Nuestro teléfono es 961 042 557 y nuestro correo es info@juanacrespo.es. Te esperamos.