Microbiota y Fertilidad

Las tasas de éxito de los tratamientos de Reproducción Asistida cada vez son más altas, pero, por desgracia, no son del 100%. Esto hace que de forma muy positiva se abran nuevas vías de investigación con el fin de mejorar ese resultado.

En la actualidad la microbiota es un tema muy de moda al igual que hace cinco años lo fue la inmunología. Sin embargo, son estudios que, a día de hoy, no tiene una evidencia científica definida y, por lo tanto, no se plantea como una prueba básica de fertilidad antes de comenzar un tratamiento, sino como una vía a explorar en aquellas pacientes que previamente han tenido un aborto tras un tratamiento de RA y siempre con el objetivo de mejorar la probabilidad de embarazo.

¿Qué es la microbiota?

  • MICROBIOTA: Conjunto de microbios que se encuentran en nuestro organismo
  • MICROBIOMA: Conjunto de genes y sus metabolitos junto con el huésped (o medioambiente que le rodea) que en este caso somos nosotros.

Somos seres holobiontes, es decir, seres formados por conjuntos de microrganismos dentro de nuestro organismo formando una unidad ecológica. En nuestro cuerpo humano hay 10 veces más bacterias o microbios que células humanas.

Es tan importante esa relación de colaboración entre esos microbios y las células humanas que se plantea que el conjunto de la información genética de la que son portadores estos microbios se puede considerar el segundo genoma humano. Sin embargo, con respecto a en qué medida influye en la fertilidad, realmente aquí lo que tenemos que plantear es el papel de la microbiota en el proceso reproductivo.

Microbiota en reproducción

¿Es la alteración de la microbiota una causa o una consecuencia del aborto?

El Dr. De Prados nos explica que en muchas ocasiones esta alteración de la microbiota hace referencia a que existe una patología previa que está produciendo una inflamación y consecuentemente permite que crezcan bacterias patógenas susceptibles de afectar a los resultados en los tratamientos de reproducción asistida.    

Algunos ejemplos muy comunes en RA es la endometriosis, una enfermedad inflamatoria que afecta a un 15% de las mujeres en edad fértil, en las que ese estado inflamatorio generalizado puede dar lugar a que a nivel endometrial, vaginal e intestinal se esté produciendo una alteración de esa microbiota. En este sentido, la alteración de la microbiota es una consecuencia de la enfermedad.

Lo mismo ocurre con los hidrosalpinx (la acumulación de líquido en las trompas). En estos casos, se va a generar un crecimiento de bacterias patógenas generando una disbiosis y, por tanto, un posible impacto muy negativo en el proceso de implantación embrionaria e incluso en la evolución del embarazo.  Y así, con los miomas, los pólipos, la adenomiosis o incluso la celiaquía.

¿En qué pacientes estudiar la microbiota?

Hace aproximadamente cinco años las líneas de investigación se centraron en la inmunología y, en la actualidad se ha evolucionado hacía el estudio de la microbiota y del microbioma. Sin embargo, estas líneas de investigación nos hacen situarnos en estudios que a día de hoy no tienen una evidencia demostrada en cualquier tipo de paciente, es por eso que, el estudio de la microbiota no es una prueba rutinaria de fertilidad al inicio de un tratamiento, sino que más bien se plantea ante un fracaso, es decir, en aquellas que tras someterse a un tratamiento no han logrado el embarazo.

A día de hoy no se realiza estudios de microbiota para hombre puesto que realmente lo que está considerando es la interacción entre el endometrio y el embrión para así, estudiar si la composición bacteriana de ese endometrio afecta a la implantación y posterior evolución del embrión.

Síntomas y procedimiento

Una alteración en la microbiota puede ser asintomática, no obstante podría cursar:

  • Fujo vaginal
  • Sangrados irregulares
  • Prurito
  • Dolor leve

La principal prueba diagnóstica de forma clásica es a través de un cultivo. Pero tiene sus limitaciones. Lo ideal sería realizar una biopsia guiada por histeroscopia para ver zonas susceptibles.

Tras unos días obtenemos un informe completo del microbioma uterino, así como de la presencia o ausencia de bacterias patógenas.

Conclusión:

A día de hoy no podemos afirmar en qué consiste una microbiota endometrial fisiológica. Podíamos definirla como aquella compuesta por un conjunto de microbios que es tolerante con la implantación y la evolución del embrión, y no con la existencia o ausencia de una bacteria en concreto.

Sobre Dr. Adolfo de Prados

El Dr. de Prados se Licenció en Medicina, especialidad Ginecología y Obstetricia por la Universitat de València, y posteriormente realizó el Máster en Reproducción Humana Asistida en la misma universidad.

Tiene una amplia carrera en el campo de la Medicina Reproductiva, así como también en el ámbito la docencia como profesor universitario adjunto en prestigiosas universidades de la Comunidad Valenciana. 

Apasionado de la microbiota, ha sido ponente formador sobre esta materia en el Congreso de Valencia organizado por el Hospital General e imparte formación especializada a profesionales del sector sanitario.