Retrocedemos hasta 2013, el año en el que por primera vez en España es imputado un miembro de la Casa Real, el año en el que sucede el peor accidente ferroviario de España, el año del “relaxing cup of café con leche en la plaza Mayor”. Un año lleno de acontecimientos que llenan los contenidos y las búsquedas por internet acaparando miles de visitas a blogs, medios online y a los que se dedican post, hashtags y toda clase de comentarios.

Y en ese universo de popularidad, de tendencias a lo grande, se empieza a abrir hueco la llamada a la maternidad o mejor dicho a lo no maternidad. Bajo la ironía del “Tic Tac se me pasa el arroz” se está engendrando una comunidad unida entorno a un tema al que la sociedad da la espalda porque lo natural es tener hijos.

Y un día, esas personas que seguramente en la vida serían extrañas, pasan a ser íntimas virtuales decididas a que nadie más se encuentre solo ante la infertilidad creando la #Infertilpandy. Para muchas de ellas la #Infertilpandy se convierte en la única vía de escape emocional ante una experiencia dura e incomprendida.

Poco a poco, el año en el que tuiter anuncia la posibilidad de vídeos en streaming, en el que personajes como Iker Casillas o Jorge Javier Vázquez inauguran perfil o en el que #50CosasQueMeImportan, #AnimoGalicia o #LosPapelesdeBarcenas son las principales tendencias, la #Infertilpandy se abre camino hacia un lugar en el que hoy conviven todo tipo de perfiles en torno al deseo de tener un hijo y que no han podido de manera natural. Son, mayoritariamente, mujeres, pero también hay hombres, madres solteras, lesbianas, personas trans, clínicas de reproducción, psicólogos, médicos, asociaciones de enfermedades, ONG’s, etc.

Infertilpandy: un punto de encuentro emocional

Años de intentos en soledad, abortos silenciados, lágrimas ocultas, aislamiento social de la red de amigos, pérdidas neonatales, etc. todas son historias reales que hay detrás de cada perfil. Bajo el nickname de cada usuario es frecuente ver una breve descripción de su historial. Un párrafo que encierra años de lucha y una historia que las “guerreras” recuerdan porque la hacen suya.

Algunos perfiles se conocen, existe una asociación, Red Infertiles, que de vez en cuando organiza el Café de los Sueños en cada ciudad y que “desvirtualiza” a las personas que hay detrás de estas historias. Otras muchas se comunican por DM o incluso quedan y se establecen unos lazos que solo ellas comprenden.

Pero la realidad es que la Infertilpandy no pertenece a nadie, es dinámica porque continuamente entra y salen personas. Es independiente y crítica con todo y todos los que nos relacionamos con ella. Pero, sobre todo, es solidaridad y es algo que todo los que de alguna manera interactuamos con ella debemos interiorizar.

Solidaridad en su difusión, solidaridad en compartir conocimientos, solidaridad en apoyo a otras organizaciones y solidaridad en sentimientos, por eso las betas positivas ajenas se viven como propias.

Crecer es decir al mundo que existimos y cómo tratarnos

Tradicionalmente, la sociedad ha sido muy cruel con la infertilidad porque la han ignorado y ocultado. En muchos casos, las parejas sin hijos se han convertido en el centro del chisme e incluso han sido duramente criticadas aquellas parejas o mujeres que libremente han elegido no ser padres.

Nadie que no haya pasado por esta situación puede entender lo que una persona que acumula duelos, abortos, pruebas de embarazo negativas siente cuando alguien de su entorno le anuncia un embarazo. De repente, tu vida social gira en torno al mundo de la fertilidad. Los embarazos, las conversaciones sobre guarderías, sobre papillas y potitos están por todas partes y comienza el aislamiento social.

Algunos se atreven a preguntar directamente y entonces vienen frases lapidarias como: “Cuando te relajes te embarazaras” o “ es que estás obsesionada” o ante un aborto “la naturaleza es sabia”. Todas ellas conllevan la culpabilidad y generalmente la mujer es el foco del problema.

Por todo ello, la Infetilpandy hace un tiempo realizó una llamada por tuiter para un proyecto común, en sus propias palabras:

“Muchas personas llegamos después de mucho camino recorrido con poca información y mucha soledad e incomprensión en el entorno, así que siempre pensamos en maneras de romper eso y llegar a esas personas que no saben dónde dirigirse buscando algo de empatía. De ahí surgió la idea del folleto y algunas anteriores a menor escala”

Pero además: “el folleto va dirigido a quienes no viven este problema en primera persona o aún no son conscientes de ello, porque la mayoría nos creíamos fértiles antes de darnos de bruces con esta realidad”

En él se dan pequeñas pautas y trata de romper falsos mitos sobre la fertilidad. Pone también el foco en la educación sobre la fertilidad hablando de la reserva ovárica, el reloj biológico, la donación de gametos, etc. En definitiva, trata de concienciar a un aparte de la sociedad ajena a este problema para que puedan empatizar y tengan recursos a la hora de afrontar la infertilidad en su entorno.

En menos de 10 semanas se han organizado y sacado este proyecto a la luz y es nuestro deber y responsabilidad como clínica apoyar a este colectivo que, al fin y al cabo, es lo que da sentido a nuestro trabajo.

Si estás leyendo este post es porque de alguna manera la #Infertilidad ha llegado a ti, te animamos a que te asomes a su comunidad en tuiter siguiendo a #Infertilpandy y a que te descargues su Folleto_Infertilpandy