En España la principal causa de infertilidad es el retraso de la edad de las mujeres para ser madres.

Cuando hablamos de fertilidad y en especial de la femenina, tenemos que hablar del reloj biológico y la edad. En España la principal causa de infertilidad es el retraso de la edad de las mujeres para ser madres. Y es que el aplazamiento de la maternidad conlleva un envejecimiento del laboratorio de fecundación in vivo de las mujeres que afecta a la calidad y cantidad de los gametos (óvulos) y a los diferentes órganos y procesos involucrados en la reproducción.

En general se recomienda acudir a un especialista en fertilidad si tras un año de relaciones sexuales continuadas y sin protección no se consigue el embarazo en mujeres hasta 35-36 años y, en mujeres de más de 36, recomendamos acudir a un especialista tras 6 meses de búsqueda. Y es que, existen diversas causas de esterilidad femenina y, suele ser habitual que en las mujeres concurran más de una simultáneamente.

¿Cuáles son las causas de la esterilidad femenina?

  • Factores de riesgo genéticos: Determinados síndromes o enfermedades genéticas, como por ejemplo el sídrome del X Fragil, pueden conllevar una alteración en la reserva ovárica, dificultando el embarazo. Además, muchas de las anomalias cromosómicas en los embriones son las responsables de abortos espóntaneos y de repetición.
  • Factores de riesgo ováricos: Los fallos hormonales se deben a un defecto o a un exceso en la regulación de la función endocrina como por ejemplo el ovario poliquístico (SOP), la menopausia precoz, la insuficiencia ovárica y la anovulación.
  • Factor de riesgo tubárico: Se trata de las anomalías presentes en las trompas de Falopio que complican el encuentro del óvulo con los espermatozoides a través de la ausencia, impermeabilidad, además de la obstrucción de las trompas.
  • Factor de riesgo cervical: Las alteraciones anatómicas y funcionales del cuello uterino dificultan el desplazamiento de los espermatozoides hacia el útero y de las trompas de Falopio debido a la cirugía previa (conización) y a la impermeabilidad del cuello del útero (pólipos y quistes).
  • Factor de riesgo uterino: Es más común que este tipo de alteraciones provoque infertilidad en lugar de esterilidad. Se caracterizan por ser alteraciones en la anatomía interna del útero –congénitas o adquiridas– que pueden desencadenar abortos repetidos.

Si bien estos factores de riesgo de infertilidad corresponden a las mujeres, es conveniente hablar también de la esterilidad combinada, es decir, cuando la esterilidad afecta al hombre y la mujer. En estas parejas se cree que la dificultad para concebir obedece a una causa inmunológica o también genética.

Las parejas pueden ser independientemente fértiles pero no logran la gestación sin asistencia.

Principales pruebas diagnósticas para detectar la infertilidad o la esterilidad en Equipo Juana Crespo

  • Ecografía transvaginal: Este examen médico permite valorar el número de folículos visibles, las vascularización y la morfología tanto de los ovarios como del endometrio.
  • Seminograma: Se conoce como el análisis y evaluación del semen almacenado tras una abstinencia de 2 ó 3 días aproximadamente, es decir, se valoran las características físicas que presenta el esperma.
  • Histerosalpingografía: Consiste en un examen radiológico en el cual se inyecta un contraste en el útero con la finalidad de conocer la permeabilidad de las trompas de Falopio y otras alteraciones en el útero.
  • Progesterona: Se realiza en la fase lútea media, aproximadamente en el día 21 ó 22 del ciclo menstrual.
  • Determinaciones hormonales basales: Se realizan del día 2 al día 4 del ciclo: como por ejemplo la hormona folículoestimulante (FSH), también la hormona luteinizante (LH), la prolactina y el estradiol.

En muchos casos nuestros especialistas también recomiendan realizar otro tipo de pruebas diagnósticas de acuerdo a los casos, por ejemplo:

  • Cariotipo: Es un análisis que se le realizan a los cromosomas.
  • Test de capacitación espermática: Es conocido como el “Recuento de espermatozoides Móviles” (REM).
  • Controles hormonales y/o bioquímicos: Es un examen que refleja la determinación de la prolactina, además de las hormonas tiroideas, resistencia a la insulina y finalmente a los andrógenos.
  • Resonancia Magnética de Pelvis. Es una prueba radiológica que puede con o sin contraste (según historial previo de la paciente) que permite ver detalladamente toda la cavidad uterina de la mujer.
  • Histeroscopia Diagnóstica: Mediante esta prueba se visualiza la cavidad uterina y las trompas de Falopio.
  • Test de Clamidias: Esta prueba se utiliza para poder determinar si existe una infección que pudiera haber dañado la mucosa de las trompas de Falopio.
  • Laparoscopia diagnóstica: Es una prueba diagnóstica muy frecuente que permite visualizar fácilmente los órganos reproductivos de la mujer y así evaluar el estado de cada uno.

En Equipo Juana Crespo priorizamos el diagnóstico de las posibles causas de esterilidad femenina y masculina. Por ello, prescribimos todas las pruebas diagnósticas necesarias con el fin de garantizar al máximo el éxito de los tratamientos de reproducción asistida. Contáctanos sin compromiso y solicita una cita en el 961 04 25 57 o a través de nuestro formulario.