Recientemente publicamos en este mismo blog el artículo “Malformaciones uterinas: causas y métodos de diagnóstico”. En él os hablábamos de cuándo se originan este tipo de patologías, por qué motivos y qué consecuencias pueden tener a nivel reproductivo.

Pero, ¿cuántos tipos de malformaciones uterinas existen y cómo son? ¿En qué se diferencian unas de otras? En este artículo damos respuesta a estas preguntas y os explicamos las diferentes clases de úteros patológicos que existen según su morfología.

TIPOS DE MALFORMACIONES UTERINAS

En ginecología y medicina reproductiva, disponemos de dos principales vías de clasificación que atienden a la composición y estructura del útero. Estas son:

Será esta última la que tomaremos como referencia en este artículo; pues es la clasificación que contempla un mayor número de casos y de subtipos.

La ESHRE, por tanto, diferencia siete tipos de úteros según su forma. Los denomina U0, U1, U2… y así, respectivamente, hasta llegar al U6. Entre los números del 1 al 6 encontraríamos las diferentes malformaciones uterinas, mientras que en el tipo U0 estarían situados aquellos úteros considerados normales o sanos.

Veamos pues, dicha clasificación:

U1. EL ÚTERO DISMÓRFICO

La principal característica de este tipo de útero es que sus paredes son mucho más gruesas que las de un útero normal, por lo que la cavidad interna será mucho más reducida.

Según la forma de esta, además, diferenciaremos entre dos tipos principales: útero en forma de “T” y el útero infantil.

utero-forma-t-infantil

U2. ÚTERO SEPTO O SEPTADO

Es una de las malformaciones uterinas más comunes. Su nombre se debe a que posee una pared o tabique central interna que, desde la parte superior del útero (lo que denominamos fondo del útero), divide la cavidad en dos espacios más reducidos.

Se denominará útero septo parcial cuando la longitud de dicha pared no alcance el orificio cervical. En el caso en que dicho tabique sí alcance este orificio interno o externo, estaremos hablando de un útero septo completo.

Útero septo parcial y útero septo completo

Este tipo de útero (septo o septado), externamente, conservará una apariencia prácticamente normal y la malformación únicamente afectará a la morfología de su cavidad interior.

Según nuestra experiencia en Equipo Juana Crespo, este tipo de malformaciones uterinas pueden ser responsables en algunos casos (aquellos que no hayan sido previamente diagnosticados y tratados por un especialista) de abortos espontáneos durante los primeros meses de gestación.

 

U3. ÚTERO BICORNE O BICORPORAL

Este tercer tipo de útero se caracteriza por tener una hendidura o pliegue en la parte central, dividiendo el órgano en dos lados o hemisferios.

Sin embargo, aunque en este caso, dicho tabique también encontraría su raíz en la parte superior del útero, el desplazamiento afectaría a su apariencia íntegra. Y, por tanto, en la malformación estarían implicadas las tres capas de la pared uterina (endometrio, miometrio y perimetrio).

La diferencia, por tanto, entre el útero septo y el bicorne es que, en este último tipo, estaríamos hablando de una malformación total; donde tanto la estructura interior como la exterior serán anormales.

También como en caso del útero septo, según la profundidad del pliegue central, podremos diferenciar entre un útero bicorne parcial, completo o septado.

útero bicorne o bicorporal

 

U4. ÚTERO UNICORNE O HEMIÚTERO

El cuarto tipo de útero contemplado por la ESHRE solo tendrá uno de los lados completamente formado y funcional. Mientras que el otro puede, bien no haberse formado completamente; o bien, incluso, no existir.

útero unicorne

U5. ÚTERO DISPLÁSICO O APLÁSICO

Aunque seguimos hablando de malformaciones uterinas, en este caso, no existirá un útero desarrollado como tal. Puede estar ausente o pueden haberse formado, en su lugar, una o dos pequeñas cavidades completamente separadas tanto de la vagina, como del resto de órganos que forman el aparato reproductor.

Es por ello que, como decíamos, no será un útero propiamente dicho. Pues no cumplirá las funciones de dicho órgano y jamás podría tener lugar un embarazo.

Esta anomalía o enfermedad, afecta aproximadamente a una de cada 5000 mujeres y su principal síntoma es la ausencia de la primera regla o ciclo menstrual.

útero aplásico o displásico

Por último, la ESHRE también habla de un sexto grupo de patologías (U6). Sin embargo, no les da un nombre, ya que se trata de úteros muy excepcionales en su apariencia y, por tanto, muy poco habituales. En muchos casos, aquí encontraríamos aquellos úteros que combinan varias de las malformaciones citadas anteriormente.

 

LA UNIDAD DE CIRUGÍA DE EQUIPO JUANA CRESPO

Entre nuestro Equipo de especialistas contamos con una unidad de cirugía formada por expertos cirujanos en medicina reproductiva, anestesistas, enfermeras y asistentes sanitarios del más alto nivel.

El 90% de las cirugías relacionadas con patologías uterinas que llevamos a cabo en nuestra clínica, se realizan mediante intervenciones mínimamente invasivas como la histeroscopia. Cirugías de precisión que denominamos “reparadoras de la fertilidad”, ya que su principal objetivo es devolver la funcionalidad al órgano reproductor de la paciente. En ese caso, un útero patológico.

No debemos olvidar que la mayoría de los fallos de implantación, así como abortos de repetición durante las primeras semanas del embarazo, son originados por un factor uterino desconocido y/o minusvalorado. Diagnosticarlo y tratarlo es una de nuestras principales áreas de especialización.

Nuestras instalaciones cuentan con una unidad de hospitalización y dos quirófanos equipados con la tecnología más vanguardista, de manera que la paciente podrá ser operada por el mejor equipo de especialistas y, tras unas pocas horas de recuperación tras la sedación, será dada de alta para retomar su rutina habitual. 

Si sospechas que tu infertilidad puede estar relacionada con una patología uterina y deseas más información acerca de los posibles tratamientos, no dudes en solicitar una primera visita con una de nuestras doctoras.