La ovulación es el momento de mayor fertilidad femenina. Se produce en la mitad del ciclo menstrual y puede venir acompañada de dolor de senos, cabeza, riñones o vientre similar al del síndrome premenstrual. Este dolor se conoce como Mittelschmerz, una palabra alemana que significa “dolor medio”.

Al ovular, algunas mujeres también experimentan un leve sangrado vaginal.

Tener dolor moderado durante la ovulación es normal. Estas molestias, conocidas como síndrome intermenstrual, afectan a un 20% de la población femenina y se asocian a los cambios hormonales y a la liberación del óvulo.

Los síntomas relacionadas con la ovulación comienzan 24-48 horas antes de ésta, y se suavizan pasados uno o dos días. Sin embargo, algunas mujeres tienen dolor en los ovarios varios días e incluso una semana después de ovular.

¿Cuáles son las causas? 

Causas del dolor de ovarios durante la ovulación

Durante la ovulación nuestro aparato reproductor, es decir, ovarios, trompas, útero están en momento máximo de actividad y por tanto este dolor ocurre antes, durante o unos días después de la ovulación, es decir, cuando el óvulo se desprende del ovario y se dirige a la trompa para ser fecundado.

Por tanto, las causas de este dolor podrían ser:

  • La inflamación de los propios folículos en los ovarios.
  • La liberación del óvulo hace que este rompa la pared del ovario para dirigirse hacía la trompa y esto puede causar dolor
  • Las trompas de Falopio ejercen un papel fundamental contrayéndose y facilitando la movilidad del óvulo o el embrión (óvulo ya fecundado) hacia el útero. Estos movimientos de contracción también pueden causar dolor

Dolor de ovarios después de la ovular como síntoma de embarazo

En general, el dolor de ovarios por la ovulación y el dolor producido por la implantación del embrión son similares.

Durante la ovulación algunas mujeres experimentan un leve sangrado y, en la implantación del embrión, también puede darse lo que conocemos por sangrado por implantación por lo que se puede hacer difícil diferenciar uno y otro.

En general, el dolor derivado de la ovulación suele darse durante la ovulación y prolongarse uno o dos días después de esta. Sin embargo, la implantación del embrión puede producirse de 7 a 9 días tras la fecundación.

Aunque algunas mujeres ni siquiera son conscientes de ello, durante este proceso otras sufren molestias como dolor abdominal y de ovarios, somnolencia, dolor de cabeza y senos hinchados y doloridos.  Otro síntoma de la implantación del embrión es un sangrado vaginal, ligero, de flujo rosado y que, aunque leve, puede durar varios días y, junto con las molestias descritas, confundirse con la menstruación.

El dolor de ovarios después de ovular relacionado con el embarazo suele aparecer como una tirantez abdominal de baja intensidad. Y, aunque puede extenderse durante todo el primer trimestre, disminuye progresivamente conforme avanza el embarazo.

Este tipo de dolor localizado en la zona de los ovarios también puede manifestarse en el segundo trimestre, en forma de calambres que producen dolor leve y corto al hacer algún esfuerzo físico. Estas pequeñas contracciones, conocidas como de Braxton Hicks, son normales e indican que el útero se prepara para el futuro trabajo del parto.

En cualquier caso, el dolor de ovarios durante el embarazo, tanto en el primer como el segundo trimestre, es poco intenso y esporádico. Si se agudiza o cronifica, debes consultar con tu médico.

Otras causas de dolor de ovarios después de ovular

Además de ser uno de los principales síntomas de la implantación del embrión y, por tanto, del inicio del embarazo, el dolor de ovarios después de la ovulación también puede ser síntoma de:

Embarazo ectópico

Un embarazo ectópico es aquel que se desarrolla fuera del útero. Este tipo de embarazos se producen porque el óvulo fecundado, en lugar de viajar por las trompas de Falopio hasta el útero, se adhiere a otra parte del cuerpo, normalmente las propias trompas o el abdomen.

Durante un embarazo ectópico la mujer puede presentar los signos típicos de la gestación temprana, entre ellos el dolor de ovarios. Sin embargo, cuando hay un embarazo tubárico, las molestias y calambres, en lugar de disminuir, se intensifican conforme pasan los días.

El embarazo ectópico puede ser muy peligroso. Este tipo de gestaciones son inviables y deben interrumpirse porque si el embrión sigue creciendo dentro de la trompa, ésta puede romperse y provocar hemorragias internas e infecciones graves.

Aborto

Si el dolor de ovarios después de ovular es intenso y está acompañado de sangrado vaginal abundante es posible que estés sufriendo un aborto natural.

En estos casos, la causa del dolor es la apertura del cuello uterino y la expulsión de los productos de la concepción mediante contracciones uterinas que provocan calambres y molestias abdominales.

Enfermedad Pélvica Inflamatoria

La Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI) es una inflamación en la zona de la pelvis que se extiende a los órganos genitales femeninos.

Por norma general, el origen de la EPI es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) como la clamidia o la gonorrea.  Si la infección no se trata correctamente, las bacterias pueden extenderse desde la vagina hasta las trompas de Falopio, los ovarios e incluso el útero.

Aunque a veces la Enfermedad Pélvica Inflamatoria es imperceptible, puede suponer un riesgo para la fertilidad femenina. Aún así, algunos síntomas comunes de la EPI como el dolor pélvico crónico pueden ponernos alerta sobre esta enfermedad.

Te puede interesar: Posibles causas de infertilidad femenina y cómo las diagnosticamos

Otros síntomas asociados a la Enfermedad Pélvica Crónica son dolor en los ovarios después de ovular, flujo vaginal abundante y de mal olor, relaciones sexuales dolorosas y con sangrado uterino anormal, fiebre y dolor o dificultad para orinar.

Notar molestias en los ovarios durante ovulación o en los días previos a la menstruación es algo normal. Sin embargo, si éstos se intensifican o se producen en otros momentos, como los días posteriores a la ovulación, conviene tener en cuenta sus posibles causas.

Si buscas un embarazo y experimentas dolor de ovarios después de ovular, consulta con tu médico para confirmar si estás embarazada y prevenir los riesgos de un posible embarazo ectópico o un aborto espontáneo.