Aunque existen indicios físicos que nos orientan sobre el momento de la ovulación (cambios en el flujo vaginal, molestias abdominales, cambios en la temperatura basal, etc.) para determinar cuándo ovula una mujer y, por lo tanto, cuáles son sus días fértiles, es importante conocer cómo funciona el ciclo menstrual y qué cambios hormonales se producen durante éste para liberar el óvulo. 

¿Qué es el ciclo menstrual? 

El ciclo menstrual es un proceso hormonal que prepara el cuerpo de la mujer para un posible embarazo. A lo largo del ciclo menstrual, las hormonas sexuales (estrógenos y progesterona) provocan la estimulación del óvulo, su crecimiento en el ovario y su liberación, preparan el útero para facilitar una posible implantación embrionaria y, si no hay fecundación, provocan un descamado del recubrimiento del útero (menstruación) y el inicio de un nuevo ciclo. 

El ciclo menstrual comprende desde el primer día de la menstruación hasta el primer día del siguiente periodo menstrual. Normalmente, tiene una duración media de 28 días, aunque puede ser más largo o más corto. Se consideran ciclos menstruales normales aquellos que duran entre 21 y 35 días. 

¿Cuáles son las fases del ciclo menstrual? 

Menstruación

La menstruación es un sangrado vaginal provocado por el desprendimiento de los tejidos internos que recubren el útero. En esta fase del ciclo menstrual los niveles de estrógeno y progesterona son bajos. Lo habitual es que la menstruación dure entre tres y cinco días, aunque depende de cada mujer. 

Fase Folicular (Preovulatoria) 

Esta fase comienza justo después de la menstruación (alrededor del sexto día del ciclo). En ella se produce un aumento de la hormona folículo estimulante (FSH), cuyo objetivo es estimular el crecimiento de los folículos ováricos inmaduros que hay en el ovario. 

Fase Ovulatoria (Ovulación) 

Durante la fase ovulatoria u ovulación se completa la maduración del óvulo y éste se desprende  por las trompas de Falopio. Normalmente, la ovulación se produce una vez en cada ciclo menstrual, alrededor del día 14, y supone el máximo momento de fertilidad femenina. Aún así, algunas mujeres, de manera natural, ovulan dos veces en un mismo ciclo. En estos casos, la “doble ovulación” es prácticamente simultánea y existe un mayor riesgo de embarazo múltiple.  

Fase Lútea (Postovulatoria)

La fase lútea empieza justo después de la ovulación y dura hasta el final del ciclo menstrual. En ella, la estructura folicular que queda en el ovario tras expulsar el óvulo se convierte en una glándula conocida como “cuerpo lúteo” y que es la responsable de producir estrógenos y progesterona. Estas dos hormonas actúan sobre el endometrio, que se vuelve más grueso y esponjoso como resultado de un mayor riego sanguíneo. El objetivo de este riego es crear un entorno más receptivo que facilite la implantación del embrión.

Fase Isquémica 

Si el óvulo no es fecundado en las horas siguientes a la ovulación, envejece y no puede ser fecundado. Como consecuencia, el cuerpo lúteo desaparece y la producción de estrógenos y progesterona disminuye gradualmente. La reducción de hormonas sexuales provoca que el endometrio se descame y se desprenda, iniciando un nuevo ciclo y, con él, una nueva menstruación. 

¿Es lo mismo la ovulación que el periodo fértil? 

Ovulación y período fértil están muy relacionados. De hecho, la ovulación condiciona el periodo fértil de la mujer. Sin embargo, ambos conceptos no son sinónimos. 

La ovulación hace referencia únicamente a la liberación del óvulo. Este momento es prácticamente instantáneo: el folículo se rompe y el óvulo es expulsado hacia la Trompa de Falopio. La fecundación debe producirse durante las 24 horas siguientes. 

Evidentemente, saber cuándo ovula una mujer nos permite detectar su momento de mayor fertilidad. Sin embargo, el esperma se mantiene activo durante más tiempo, incluso cinco días. Esto quiere decir que una pareja puede concebir si mantiene relaciones sexuales cuatro-cinco días antes de la ovulación y un día después de ésta. 

A nivel práctico, el “periodo fértil” de la mujer, teniendo en cuenta la vida del esperma y del óvulo, dura aproximadamente seis días. En este sentido, se considerarán “días fértiles” del ciclo menstrual todos aquellos en los que existe probabilidad de embarazo. 

¿Qué ocurre cuando ovula una mujer? ¿Cómo sé si estoy ovulando? 

La duración del ciclo menstrual varía mucho de una mujer a otra, e incluso de un ciclo a otro. Por eso es relativamente difícil prever con exactitud cuándo será el momento exacto de la ovulación, incluso en mujeres con periodos regulares. Sin embargo, este dato es importante si queremos calcular nuestros días fértiles. 

La ovulación no tiene síntomas definidos. De hecho, muchas mujeres no son conscientes de que están ovulando. En otros casos, sin embargo, los cambios hormonales provocan alteraciones en el cuerpo más evidentes y que pueden indicar la llegada de la ovulación.  Estos cambios son: 

  • Cambios en el flujo vaginal y en el moco cervical. A lo largo del ciclo menstrual se producen cambios en la textura y en la consistencia del flujo vaginal debido a los diferentes niveles de estrógenos. Normalmente, antes y durante la ovulación, el flujo es más abundante, líquido y transparente para facilitar el paso de los espermatozoides.
  • Incremento de la temperatura basal (TB). La temperatura basal es la temperatura más baja que alcanza el cuerpo en reposo. Debido a los niveles de progesterona, la temperatura basal aumenta levemente durante los días previos a ovulación. Este aumento es de entre 0,4ºC y 1ºC y, aunque prácticamente es inapreciable en la vida cotidiana, su control diario puede indicar el momento de la ovulación. 
  • Aumento de la hormona luteinizante (LH). Se trata de la forma más fiable para calcular cuándo ovula una mujer. Esta hormona es la encargada de desencadenar la ovulación y de controlar la secreción de progesterona. Sus niveles comienzan a ascender 36 horas antes de la ovulación y alcanzan su pico máximo en las 12 horas previas a ésta. 

La hormona luteinizante puede detectarse en la orina entre 24 y 36 horas antes de ovular. Los test de ovulación se basan en realizar este cálculo y, actualmente, constituyen un método sencillo y fiable para predecir cuándo ovula la mujer. 

Durante los días previos a la ovulación algunas mujeres también experimentan molestias abdominales, sensación de dolor y tensión en el pecho, pequeños calambres en la zona pélvica, ligero sangrado vaginal y mayor deseo sexual. 

Si quieres conocer cuándo es el momento de tu ovulación para planificar un embarazo, nuestro consejo es que visites a un profesional. En Juana Crespo somos especialistas en fertilidad y estaremos encantados de ayudarte.