Los problemas de fertilidad no son algo exclusivo de las mujeres. A pesar de ser una creencia obsoleta, todavía vemos cómo la información y la presión por conseguir tener un bebé siguen enfocándose, especialmente, en la mujer. Esto propicia que la infertilidad masculina permanezca en un segundo plano. Y también, que aún exista un gran desconocimiento sobre los problemas de fertilidad que pueden afectar a los hombres.

Sin embargo, las cifras hablan por sí solas. 

El factor masculino está directamente implicado en el 47% de los casos de esterilidad, que es la incapacidad para concebir. Y en los casos de infertilidad, es decir, la dificultad para tener hijos, el 30% tienen origen en el varón, debido sobre todo al factor seminal. Más concretamente, en la mayoría de las ocasiones, al bajo número de espermatozoides. 

Por todo ello, cuando las parejas acuden a nuestra clínica con problemas para concebir, en Equipo Juana Crespo realizamos estudios de fertilidad a ambos miembros de la pareja. En caso de diagnosticar problemas de fertilidad en el varón, contamos con un laboratorio de Andrología propio, así como de una Unidad de Urología especializada en infertilidad masculina. 

Afortunadamente, hoy en día contamos con tratamientos muy efectivos para poder resolver los problemas de infertilidad masculina. ¿Quieres conocer cuáles son las soluciones más punteras y efectivas? Sigue leyendo y descubre cómo en Equipo Juana Crespo tratamos todas las posibles patologías prostáticas, urinarias y hormonales que pueden influir en la fertilidad del hombre.

Qué es la infertilidad masculina

Se considera infertilidad masculina cuando un hombre no consigue embarazar a una mujer después de haberlo intentado durante al menos un año. 

Aunque existen otras patologías asociadas a la infertilidad masculina, esta depende principalmente de la cantidad y la calidad del esperma. Si la cantidad del esperma que el hombre eyacula es escasa o si el esperma es de mala calidad, puede tener dificultades para conseguir fecundar a la pareja de forma natural. En ocasiones, incluso, resultará imposible.

¿Cuáles son las causas de la infertilidad masculina?

Hay diversos factores que inciden en la infertilidad en el hombre. Algunos de estos son:

-Eyaculación retrógrada

Se trata de un desorden en el cual el semen, en vez de ser expulsado a través del pene, se dirige por el conducto de la uretra hacia la vejiga. Este problema puede estar relacionado con la diabetes, con el consumo de determinados medicamentos o como consecuencia de haberse realizado una operación reciente en la vejiga, próstata o uretra.

-Problemas hormonales

Algunos problemas en la hipófisis o en la tiroides, entre otros, pueden estar detrás de muchos de los casos de infertilidad masculina.

-Problemas autoinmunes

En aquellos varones con determinados problemas autoinmunes puede suceder que el propio sistema inmunológico elimine los espermatozoides de forma accidental, puesto que los reconoce como un virus al que trata de eliminar. En consecuencia, la calidad del esperma puede verse afectada.

-Varicocele

Los varicoceles son dilataciones de las venas en el escroto que aumentan la temperatura testicular. Esta afección se presenta en el 40 % de los hombres infértiles.

-Enfermedades genéticas

Algunas enfermedades genéticas, como la fibrosis quística, pueden ser una de las causas de la infertilidad masculina.

-Defectos congénitos, bloqueos o daño físico

La infertilidad puede darse en aquellos hombres que han nacido con bloqueos en las vías seminales o con otras anormalidades que impiden que los espermatozoides lleguen al semen. También haber sufrido algún trauma físico en los testículos, la uretra o la próstata pueden impedir la fertilidad.

-Infecciones de transmisión sexual

Algunas enfermedades de transmisión sexual, como la clamidia o la gonorrea, pueden causar infertilidad masculina. No obstante, en la mayor parte de los casos, este problema es relativamente fácil de resolver con un tratamiento adecuado de la infección.

-Factores ambientales

La exposición a pesticidas, radiación a mercurio o metales pesados, consumo de medicación para la alopecia, por ejemplo, pueden reducir la calidad del esperma.

-Edad

De igual forma que ocurre con las mujeres, la edad también influye en la calidad de los espermatozoides. Con los años, no solo se reduce la capacidad de fecundación del semen, sino que además el daño en el material genético contenido en los espermatozoides se incrementa y puede ser causa de enfermedades hereditarias.

-Hábitos de vida

La mala alimentación, la práctica excesiva de ejercicio físico, así como lo contrario, la obesidad y el sedentarismo pueden condicionar la cantidad y calidad del esperma. El estrés, el tabaco y el alcohol consumidos con regularidad, también pueden derivar en problemas de fertilidad. 

Cómo detectar la infertilidad masculina

Además de no conseguir el embarazo existen algunas señales que pueden darte pistas sobre la posibilidad de padecer infertilidad masculina. La más destacada es sufrir algún tipo de disfunción sexual. Así, si existe problema para eyacular, hay una disminución del fluido eyaculado, disfunción eréctil, etc. estos síntomas (aunque no siempre será así) podrían ser un claro indicativo de que existe un problema de infertilidad masculina. 

Por eso, si el embarazo no llega, lo más adecuado es acudir al especialista para realizar los exámenes necesarios que permitan diagnosticar la infertilidad masculina. 

En Equipo Juana Crespo comenzamos el estudio de la infertilidad masculina, y también femenina, con una primera consulta a modo de entrevista en la que investigamos el estilo de vida, antecedentes familiares, análisis médicos, etc. De este modo, determinaremos qué pruebas serán necesarias para el diagnóstico certero. 

Dentro de estas pruebas diagnósticas de infertilidad masculina están:

Estudio del semen

1-Seminograma o espermiograma. Es una prueba de fertilidad masculina indispensable y muy sencilla de realizar. Nos ofrece mucha información y nos orienta a solicitar pruebas complementarias si fueran necesarias. Si quieres conocer cómo es el proceso de esta prueba, te invitamos a leer nuestro artículo “Seminograma: cómo y porqué se realiza”.

2-REM. El test de Recuperación de Espermatozoides Móviles es una técnica que permite procesar una muestra de semen y seleccionar los espermatozoides aptos y con mejor movilidad.

3-Estudio de la fragmentación de ADN.

4-Cultivo de semen.

Exploración urológica

La exploración del andrólogo es muy importante en varones que tienen alteraciones seminales o funcionales. De esta manera, determinamos qué técnicas son las más adecuadas para mejorar la situación. A veces se trata de tratamientos de reproducción asistida, pero en ocasiones se pueden mejorar los resultados sin recurrir a este tipo de tratamientos.

Estudios genéticos y cromosómicos

1-Cariotipo en sangre periférica.

2-Estudio de microdelecciones del cromosoma Y, si está indicado

Como ves, las causas de la infertilidad masculina son muchas y también las pruebas para diagnosticarla. Por eso, “en Equipo Juana Crespo no iniciamos un tratamiento basándonos únicamente en el seminograma, sino que desarrollamos un estudio completo de la salud del varón con el objetivo de evitar tratamientos de reproducción asistida que puedan resultar innecesarios o, lo que es peor, ineficaces” explica la Dra. Elena Pau, ginecóloga de Equipo Juana Crespo.

Cómo abordar la infertilidad masculina en reproducción asistida 

Hoy en día, en Equipo Juana Crespo ponemos a disposición de las parejas una serie de tratamientos ligados a la reproducción asistida con el fin de alcanzar el ansiado embarazo. Lógicamente, el tratamiento dependerá del problema que está causando dicha infertilidad y, a veces, pueden ser incluso tratamientos preventivos. Algunos de estos tratamientos principales son:

Vitrificación o congelación de esperma

Es una técnica principalmente preventiva que consiste en congelar los espermatozoides para utilizarlos posteriormente en un tratamiento de reproducción asistida. Es una técnica especialmente útil para aquellos hombres que tienen previsto someterse a alguna terapia o tratamientos agresivos que pueden dañar su esperma.

MACS

Es una técnica que permite reconocer a los espermatozoides con ADN fragmentado, permitiendo separarlos de los espermatozoides sanos. 

Fertile Chip

Es una avanzada técnica de selección espermática que nos permite separar aquellos espermatozoides con mejor movilidad y morfología, y menor fragmentación de ADN de doble cadena. 

Aspiración de epidídimo

Es una técnica que permite sacar del epidídimo una muestra de espermatozoides a través de una aguja pequeña para utilizarla posteriormente en una FIV. La aspiración de espermatozoides puede ser útil para los hombres que tienen problemas de esterilidad producidos por un bloqueo que impide la eyaculación de los espermatozoides. Esto se podría deber a una vasectomía previa, ciertas afecciones genéticas, infecciones u otras patologías.

Biopsia testicular

Esta técnica se practica en el quirófano y permite acceder directamente al testículo del hombre para extraer sus espermatozoides.

FIV clásica

En una placa de Petri se pone junto al ovocito un porcentaje de esperma para esperar una fecundación natural. Debemos tener para ello, una buena muestra de semen. 

ICSI

La microinyección intracitoplasmática, ICSI, es la técnica FIV que permite la unión directa del óvulo y del espermatozoide, ya que es el embriólogo quien inyecta dentro del óvulo el espermatozoide seleccionado facilitando la fecundación del mismo. Esta es una técnica con alto porcentaje de éxito ante la infertilidad masculina. 

Donación de semen

Ante la total imposibilidad de obtener una muestra de semen del varón se puede recurrir a la utilización de semen de un donante. Hoy en día, gracias a las técnicas antes mencionadas y a la experiencia del equipo de la Unidad de Andrología, recurrir al semen de donante ocurre en pocas situaciones.

Una forma diferente de tratar la infertilidad masculina

Infertilidad Masculina. Laboratorio Andrología

En Equipo Juana Crespo somos especialistas en el tratamiento de la infertilidad masculina. Nuestra Unidad de Andrología se distingue especialmente por su capacidad diagnóstica. Gracias a la aplicación de las técnicas más punteras, podemos evaluar la funcionalidad del espermatozoide y seleccionar exclusivamente a aquellos espermatozoides óptimos y libres de anomalías genéticas.

Pero, además, el estudio completo de la salud del varón nos permite tratar todas las posibles patologías prostáticas, urinarias y hormonales que puedan comprometer la fertilidad del hombre.

“Además de aplicar las técnicas que requieren de gran preparación y experiencia, – explica la Dra. Elena Pau- el trabajo impecable de nuestros andrólogos nos permite evitar recurrir al semen de donante que, en Equipo Juana Crespo, es casi anecdótico. Esto posibilita a nuestros pacientes lograr el objetivo máximo de ser padres biológicos”.

Si tienes dudas acerca de tu fertilidad o la de tu pareja o te han diagnosticado infertilidad masculina, ponte en contacto con nosotros y reservar ya tu primera cita en el 961 042 557 o mediante nuestro correo: info@juanacrespo.es Detectar la infertilidad masculina a tiempo os asegura un mejor pronóstico y un tratamiento más efectivo. ¿Por qué seguir esperando?