Hasta hace bien poco, existía la creencia de que el dolor de regla era algo normal. Algo con lo que muchas mujeres teníamos que acostumbramos a vivir.

Desconocíamos que, a menudo, este sufrimiento que repercutía notablemente en la calidad de vida de muchas mujeres, estaba directamente relacionado con la ENDOMETRIOSIS. Una enfermedad que, pese a los esfuerzos de la comunidad médica y científica, todavía resulta una gran desconocida en muchos aspectos.

Una de las principales teorías con la que los expertos tratan de dar explicación a la endometriosis es lo que se conoce como el sangrado retrógrado. Pero ¿en qué consiste?

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad crónica, benigna e invasiva. Afecta a una de cada diez mujeres en todo el mundo y, entre otras consecuencias, puede llegar a provocar la infertilidad.

Pero para hablar de la endometriosis tenemos que empezar hablando del “endometrio”, la capa de tejido mucoso que recubre el interior del útero. Su principal función es que, cada mes, la mujer en edad reproductiva cree de forma natural un pequeño “colchón” en la cavidad uterina. Este será el que permita al embrión implantarse cuando se produzca un embarazo. En caso de que el embrión no llegue, es decir, no exista embarazo, esta capa esponjosa será expulsada cada 28 días, en forma de regla.

Sin embargo, cuando parte de ese sangrado en lugar de dirigirse hacia la vagina se dirige hacia las trompas (lo que se conoce como “sangrado retrógrado”) o se filtra fuera de la cavidad uterina a través de los vasos sanguíneos y linfáticos, se implantará en dichas áreas.

Allí, en los ovarios, el intestino, las trompas de Falopio u otras zonas del abdomen, provocará pequeñas lesiones inflamatorias, dando lugar a la denominada endometriosis.

Síntomas de la endometriosis

La endometriosis se manifiesta desde la primera regla de la mujer y el síntoma más evidente es la “dismenorrea”: dolor pélvico y lumbar que acompaña a la menstruación y que desaparece al concluir esta.

Existen casos en los que esta molestia se manifiesta de forma leve y la enfermedad se mantiene en su estadio inicial. No obstante, lo más común es que la enfermedad avance y empeore con cada regla o sangrado, haciendo que este dolor intenso persista, incluso, una vez termine el periodo de sangrado. En estos casos, las molestias también pueden manifestarse a la hora orinar, defecar, ovular o mantener relaciones sexuales.

Décadas atrás, cuando los embarazos se producían en edad temprana (20-25 años), la enfermedad se “frenaba”; pues los sangrados remitían tanto durante el embarazo como durante la lactancia. Sin embargo, el retraso de la maternidad ha cambiado esta situación, haciendo que el avance de la enfermedad sea mucho más prolongado en el tiempo y llegue a dificultar las posibilidades de embarazarse de forma natural.

Relación entre la endometriosis y la fertilidad

Como ya hemos dicho, ambas (endometriosis y fertilidad) están directamente relacionadas, pero ¿por qué?
Cuando la invasión de las células endometriales se produce hacia otros órganos reproductores, merma su función y puede llegar a inhabilitarlos. Por ejemplo:

  • Cuando las lesiones inflamatorias y fibróticas alcanzan los ovarios, la calidad de los óvulos se verá afectada.

  • Si las lesiones ectópicas se forman en las trompas de Falopio, puede dificultar la capacidad de estas a la hora de atrapar el óvulo.

  • Aunque el óvulo haya logrado fecundar, la implantación del embrión en el endometrio también puede verse mermada como consecuencia de la endometriosis.

 

Sistema reproductor femenino con endometriosis

 

Causas de la endometriosis

A pesar de los numerosos estudios que existen en torno a esta enfermedad (actualmente más de tres mil), todavía no se han descubierto las causas de su aparición, por lo que no existe una forma de prevenirla o curarla.

Lo que sí sabemos es que existen factores genéticos que intervienen en su aparición y desarrollo y que, según un estudio reciente, los cromosomas 1 y 7 son “cruciales” para determinar el riesgo de llegar a desarrollar la enfermedad.

Algunas cifras

  • Se estima que más de un 10% de las mujeres de todo el mundo sufre endometriosis.

  • En Europa, se tarda entre 7 y 10 años en diagnosticar la afección. Un periodo muy superior al de otras enfermedades que se explica porque la única forma de tener una evidencia inequívoca de ella, más allá de sus síntomas, es mediante laparoscopia diagnóstica.

  • En total, son más de 170 millones de mujeres las que padecen la enfermedad.

  • Según la Asociación Endometriosis España (AEE), el 30% de las mujeres que padecen endometriosis, tienen dificultad para lograr quedarse embarazadas de forma natural.

  • Al existir una predisposición genética, esta dolencia es más frecuente cuando existen antecedentes familiares, pero también en mujeres que padecen reglas prolongadas y más abundantes.

Tratamiento de la endometriosis

Como comentábamos al inicio del post, la endometriosis es una enfermedad crónica para la que todavía no existe cura.

Generalmente, los síntomas suelen desaparecer una vez que la mujer alcanza la menopausia y ya no existe función ovárica. Sin embargo, en un 5% de los casos, la enfermedad persiste.

Existen tres tipos de tratamientos que, siempre dependerán del caso específico y el diagnóstico realizado a cada paciente:

  • Por un lado, los fármacos y analgésicos con los que se tratará de paliar la molestia de los síntomas.

  • Por otro lado, las terapias hormonales.

  • Y, por último, el tratamiento más invasivo: la cirugía.

En Equipo Juana Crespo somos especialistas en el tratamiento de la endometriosis

Son muchas las pacientes que, como consecuencia de esta enfermedad, se someten a tratamientos de reproducción asistida.

Nuestro consejo desde Equipo Juana Crespo es que si padeces o crees que puedes padecer endometriosis, te pongas en manos de un especialista que, no sólo estudie tu caso concreto, sino que establezca un tratamiento adecuado y personalizado, de acuerdo a tus necesidades.

Por otro lado, son muchas las asociaciones y organismos que, cada año, tratan de ayudar a las pacientes de endometriosis y dar visibilidad al problema. Aquí te dejamos un listado de algunos de ellos:

 

Ilustración del aparato reproductor femenino